En ceremonia privada fue bautizado Archie el hijo del principe Harry y Meghan 

El bebé del duque y la duquesa de Sussex fue bautizado en Windsor el sábado, exactamente dos meses después de que Archie naciera, el 6 de mayo. Las imágenes tomadas tras la ceremonia privada se publicaron horas después.

Las fotos fueron tomadas por el fotógrafo de moda Chris Allerton en el Green Drawing Room en Windsor, la misma sala donde Enrique y Meghan tomaron algunas de las fotos de su boda el año pasado.

Enrique y Meghan recibieron algunas críticas por mantener a Archie alejado de los reflectores, especialmente después de que recientemente los contribuyentes británicos pagaron una factura de 2,4 millones de libras (aproximadamente 3 millones de dólares) para la renovación de su casa.

Si bien los bautismos reales normalmente han sido privados, a las cámaras se les permitió capturar las llegadas de la familia y sus invitados cuando fueron bautizados los tres hijos del duque y la duquesa de Cambridge, Jorge, Carlota y Luis.

El bautizo se llevó a cabo en una capilla privada en el Castillo de Windsor. Enrique fue bautizado en la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor en 1984, y él y Meghan se casaron allí en mayo de 2018.

Solo unas cuantas personas fueron invitadas a presenciar el bautismo, según el Palacio de Buckingham. Entre ellos se encontraban el Príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles, así como el duque y la duquesa de Cambridge. La reina se saltó el evento debido a un compromiso previo, de acuerdo con el palacio.

Siendo el séptimo en la línea de sucesión al trono, Archie Harrison no califica de inmediato para el título de príncipe y los Sussex han optado por no usar ningún título para su hijo.

Aunque Archie tendrá el derecho de usar el segundo título de su padre, conde de Dumbarton, sus padres han indicado que no lo usarán.

Sin embargo, cuando el príncipe Carlos se convierta en rey, el hijo del príncipe Enrique se convertirá automáticamente en Su Alteza Real el Príncipe Archie Harrison Mountbatten-Windsor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

This morning, The Duke and Duchess of Sussex’s son, Archie Harrison Mountbatten-Windsor was christened in the Private Chapel at Windsor Castle at an intimate service officiated by the Archbishop of Canterbury, Justin Welby. The Duke and Duchess of Sussex are so happy to share the joy of this day with members of the public who have been incredibly supportive since the birth of their son. They thank you for your kindness in welcoming their first born and celebrating this special moment. Their Royal Highnesses feel fortunate to have enjoyed this day with family and the godparents of Archie. Their son, Archie, was baptised wearing the handmade replica of the royal christening gown which has been worn by royal infants for the last 11 years. The original Royal Christening Robe, made of fine Honiton lace lined with white satin, was commissioned by Queen Victoria in 1841 and first worn by her eldest daughter. It was subsequently worn for generations of Royal christenings, including The Queen, her children and her grandchildren until 2004, when The Queen commissioned this handmade replica, in order for the fragile historic outfit to be preserved, and for the tradition to continue. Photo credit: Chris Allerton ©️SussexRoyal

Una publicación compartida por The Duke and Duchess of Sussex (@sussexroyal) el

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.